Estados Unidos comenzaría a cobrar arancel a la producción nacional a partir del próximo 7 de mayo, advirtió la secretaria de Economía, Graciela Márquez.

A partir del 7 de mayo el gobierno estadounidense impondría cuotas compensatorias de 17.65% a las importaciones de tomates procedentes de México,  por lo que el gobierno mexicano busca una reunión entre autoridades norteamericanas y productores nacionales.  

La secretaria de Economía (SE) Graciela Márquez Colín, expuso que  el 6 de mayo acabaría la suspensión del acuerdo, por lo que Estados Unidos comenzaría a cobrar arancel a  la producción nacional de tomate.

“Esta no se trata de una negociación que lleva el gobierno mexicano, es una negociación entre los productores de tomate  y el Departamento de Comercio de Estados Unidos”, dijo la funcionaria.

La producción mexicana de tomate que se exporta hacia Estados Unidos se comercia con diversos precios de referencia que fueron pactados en un acuerdo de suspensión, mismo que se renovó por más de dos décadas, para evitar el pago de cuotas compensatorias.  

Por tanto, el gobierno mexicano busca generar encuentro entre los exportadores mexicanos y el Departamento de Comercio de Estados Unidos, reunión que indaga la subsecretaria de Comercio Exterior, de la SE,  Luz María de la Mora.

“Nosotros hemos estado propiciando las  reuniones,   yo hablé  con el secretario (de Comercio de Estados Unidos, Wibur) Ross en Mérida respecto a este tema y  estamos propiciando más y más pláticas, hoy mismo (lunes 29 de abril) la subsecretaria de Comercio Exterior estuvo en comunicación con los productores para ver cómo van sus reuniones en Washington  y qué comunicaciones han recibido de parte de las autoridades de Estados Unidos” abundó.

En relación con los retrasos en el cruce terrestre de exportaciones en la frontera norte de México, la funcionaria federal refirió que fue uno de los temas que planteó en la reunión que sostuvo con su homólogo estadounidense, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, en Mérida, Yucatán.

Sin embargo –dijo- el secretario estadounidense  insistió en preponderar al fenómeno migratorio, mientras que la secretaria mexicana   lo vinculó únicamente al ámbito comercial.

“Me comentó que estaban en trámites que él lo gestionaría, pero insistió en el tema migratorio, yo a su vez insistí en que el tema comercial  va por un lado y el tema migratorio por otro”, declaró Márquez Colín.


0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *